“Merece tu sueño”

. Octavio Paz

Escapadas

El refugio de montaña más sofisticado y acogedor en mitad de la naturalezaGrau Roig, a pie de pistas

A partir del Grau Roig en Grandvalira Andorra solo hay nieve, remontes y pistas de esquí. Para salir del hotel con las tablas puestas.

Fue un pequeño refugio de montaña en los años 50 y 60, en una época en que esquiar era sobre todo un medio para desplazarse durante el crudo invierno. Hoy, el boutique hotel & spa Grau Roig es uno de los hoteles con mayor encanto del Pirineo. En 2107 celebra veinte años bajo la gestión de sus actuales propietarios, la familia Sans Marfany.

Con mucha dedicación y sin escatimar ni un solo detalle, Dúnia Sans Marfany ha finalizado la renovación de todas y cada una de las 42 habitaciones del hotel Grau Roig. El broche perfecto para festejar el 20 aniversario de este encantador hotel, confortablemente lujoso y familiar a partes iguales. Dúnia ha conseguido crear un ambiente sofisticado sin perder un ápice del carácter sencillo y acogedor del antiguo refugio de montaña. La ubicación del Grau Roig es una de sus mayores bazas: prácticamente aislado en la blancura de la nieve, en la cota 2.100, la carretera termina aquí. Con los remontes a 10 metros, salimos del hotel con los esquís puestos y accedemos directamente a la estación andorrana de Grandvalira, el dominio esquiable más extenso de los Pirineos. No hay mayor lujo.

Las habitaciones
Sinceramente, no sabríamos con cual quedarnos. Son maravillosas las decoradas en tonos beige y tostados, con sus paredes revestidas de madera clara y mantas y puffs de suave lana blanca. Nos encantan también las suites en tonos más oscuros, chocolates y granates, donde no faltan unas preciosas chaises longues tapizadas en piel de vaca o en terciopelo. Detalles importantes como cojines en cuero y pelo natural, tecnología punta en todas las instalaciones y wifi en cada habitación hacen aún más cómoda y agradable la estancia.

Las vistas desde las habitaciones son únicas. Algunas disponen de balcón, y tras una gran nevada, es increíble asomarse y casi tocar la nieve virgen con la punta de los dedos. De noche, la sensación es mágica y romántica: nos sentimos aislados en la montaña y a la vez protegidos acurrucados entre las mantas, al calor, mientras fuera cae la nieve.

Los baños
No exageramos: aquí Dúnia Sans Marfany ha tirado la casa por la ventana. Son increíbles los lavabos en piedra pulida de una sola pieza. Y la enorme bañera de madera, en la habitación romántica, donde es un placer sumergirse, rodeados de románticas velas, tras una jornada en la nieve. Las cabinas de ducha amplias revestidas de microazulejos y con vistas a la montaña, las bañeras de hidromasaje…, todo está concebido para proporcionar placer.

La gastronomía y el mundo del vino
Grau Roig es un hotel gastronómico que concede una enorme importancia a los vinos. Tiene una bodega magnífica con más de 500 referencias y ha previsto un espacio muy especial, El Teatro del Vino, donde ofrece una cocina creativa para acompañar a una cata de vinos y champagnes. A mediodía, en la terraza al sol o en el interior, el restaurante-grill La Vaquería es perfecto para hacer un alto y probar algun plato típico de la cocina de montaña. En el restaurante La Marmita la cocina es también tradicional con un toque más actual.

El spa
Aunque de pequeñas dimensiones, la piscina climatizada y el spa del Grau Roig son muy agradables. Es posible hacer una reserva tanto para disfrutar del espacio a solas como para recibir tratamientos corporales y de belleza.

La estación de esquí de Grandvalira, Andorra
Grau Roig boutique hotel & spa está en Pas de la Casa-Grau Roig, que junto con las estaciones de Soldeu y El Tarter forman Grandvalira, el dominio esquiable más grande de los Pirineos. Grau Roig se encuentra a tan solo veinte minutos a pie de los espectaculares lagos glaciares de Pessons, que enlazan con el Parque Natural del Valle del Madriu, declarado Patrimonio Natural de la Humanidad.

Grandvalira es una feliz excepción en el comienzo de la temporada de esquí de este año. Mientras otras estaciones están sin nieve, Grandvalira tiene garantizado el esquí en el 70% de la estación, gracias a su amplio sistema de cañones que aprovechan las bajas temperaturas nocturnas para producir nieve y dejar las pistas en perfecto estado para disfrutar del mejor esquí. Además de esquiar, en Grandvalira se puede practicar el mushing (trineo tirado por perros), pasear en motos o con raquetas de nieve, practicar el esquí de fondo y el tubbing, entre muchas otras actividades. Además, en Grandvalira hay 3 snowparks, uno de ellos nocturno, para practicar el freestyle. Grandvalira es el paraíso del freeride o esquí fuera de pista. Con nieve virgen abundante, se accede directamente mediante instalaciones a diferentes zonas freeride: las zonas rocosas se combinan con otras de bosques repartidas por toda la estación. Hay recorridos para todos los niveles sobre la nieve más pura. Y por supuesto, en pistas no faltan ni los circuitos infantiles, ni las terrazas al sol con la mejor música de dj’s y una excelente gastronomía.

Aunque a nosotros no nos suele apetecer abandonar el paraíso blanco y tranquilo de Grau Roig, los amantes de las compras tienen las mejores tiendas de informática, electrónica, ropa, tiendas gourmet, relojerías, joyerías, perfumerías…., en fin, todo lo que a uno se le pueda antojar, a tan solo treinta minutos en coche del Grau Roig, en Andorra la Vella.

Toda la información para realizar reservas y consulta del estado de las pistas en las webs de Andorra y Grandvalira

Artículos relacionados
Grandvalira, la Andorra más cosmopolita
Diez razones para escaparte a Andorra
Vallnord en Andorra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *