“Todo mañana es la pizarra donde te invento y te dibujo”

. Julio Cortázar

Artistas

Exposición hasta el 25 de junio en MadridEl universo matemático de Escher

El Palacio de Gaviria de Madrid acoge 200 litografías y grabados del genial artista neerlandés fascinado por la Alhambra.

El recién estrenado Palacio de Gaviria acoge hasta el 25 de junio las obras surrealistas del genial Maurits Cornelis Escher (Países Bajos, 1898 – 1972). La exposición – a la que en el primer mes han asistido más de 36.600 visitantes – incluye algunas de las obras maestras de este gran artista, como Mano con esfera reflectante, Relatividad (o Casa de Escaleras), y Belvedere. Esta selección de piezas permite profundizar en la trayectoria de Escher, en la que destaca como grabador, intelectual y matemático, cuyas obras han marcado la cultura colectiva durante décadas, asombrando por su peculiar interpretación de las matemática y geometría. Experto en grabados sobre madera, Escher abandonó muy pronto los estudios de arquitectura para dedicarse al dibujo. Viajó por Italia – donde vivió varios años- y España, en particular Granada, donde los esquemas geométricos de la Alhambra se convirtieron en una fuente de gran inspiración para sus dibujos basados en la partición y división regular del plano.

La exposición cuenta además con experimentos científicos, áreas de juego y recursos educativos que contribuyen a  comprender mejor sus perspectivas imposibles, sus imágenes desconcertantes y los universos aparentemente irreconciliables que se unen en él para formar una única dimensión artística. Entre las obras expuestas se puede apreciar también su sensibilidad hacia la naturaleza. Escher se dedicó a este trabajo toda su vida, si bien durante muchos años no pudo vivir de ello hasta que ya mayor, el esfuerzo comenzó a ser recompensado. Sus obras  han influido en científicos y en el imaginario de los diseñadores, además de en el mundo del arte.

La muestra, producida y organizada por el grupo italiano Arthemisia, hace posible, además, la reapertura del Palacio de Gaviria, uno de los lugares emblemáticos de la capital situado en pleno centro, en la calle Arenal. Obra del arquitecto Aníbal Álvarez Bouquel, fue construido entre 1846 y 1847 por encargo del banquero Manuel Gaviria y Douza, Marqués de Gaviria, según el lujoso modelo de los palacios renacentistas italianos. Su escalera balaustrada y los frescos de Joaquín Espalter y Rull son algunos de los elementos más espectaculares que caracterizan al palacio y de los que se puede disfrutar de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *