“Todo mañana es la pizarra donde te invento y te dibujo”

. Julio Cortázar

Experiencias

Se puede consumir durante todo el inviero en diferentes presentaciones7 beneficios de la calabaza

Esta humilde hortaliza cucurbitácea nos aporta muchos beneficios gracias a sus propiedades nutritivas y medicinales.

No importa si nos dan calabazas, porque, como veremos a continuación, esta humilde hortaliza cucurbitácea nos aporta muchos beneficios gracias a sus propiedades nutritivas y medicinales, y nos nutre de vitaminas, antioxidantes y minerales esenciales como fósforo, magnesio, hierro, potasio, zinc y cobre, entre otros. Nos aporta el 35% de betacaroteno o provitamina A de la cantidad diaria recomendada, el 15% de vitamina C y el 10% de vitamina E.  Nos proporciona también vitaminas del grupo B, como el ácido fólico, y B1, B2, B3 y B6 para nuestro sistema nervioso.

– Sistema nervioso

Todas estas vitaminas del grupo B, junto con el magnesio que también contienen las calabazas, funcionan como un potente antidepresivo. Además, nos aportan L-triptófano, un antidepresivo natural que aumentará nuestra serotonina, y, por tanto, dormiremos mejor y mitigaremos nuestra ansiedad y nuestro estrés.

– Sistema digestivo

Todos los alimentos de color naranja son excelentes para el aparato digestivo. En concreto, la calabaza gracias a su fibra y a su alto contenido en agua, nos ayudará contra el estreñimiento. Es un alimento vermífugo, y combatirá parásitos intestinales. Ayuda a limpiar el colon de toxinas y resulta muy útil en el tratamiento del síndrome del colon irritable. También alivia molestias de gastritis y gastroenteritis. Además, la calabaza nos ayuda a adelgazar y a eliminar grasa corporal y retención de líquidos. Es baja en calorías (unas 25 por cada 100 gramos), y saciante. Sus hidratos de absorción lenta nos ayudan a mantener estables nuestros niveles de azúcar en sangre. Es todo un bálsamo digestivo gracias a su poder anti-inflamatorio del intestino.  Diurética y laxante, no puede faltarnos en nuestra dieta de otoño. Recordemos que uno de los órganos relacionados con esta estación, según la Medicina Tradicional China, es el intestino grueso, junto con el pulmón.

 

– Sistema urinario

Ya hemos mencionado su poder diurético contra la retención de líquidos, gracias al potasio que nos aporta. La cucurbitita mejora el funcionamiento de la vejiga y favorece la salud renal y ayuda a prevenir cálculos renales.

– Corazón

Por su aporte de magnesio, vitaminas A y C y carotenos, favorece la salud del aparato circulatorio y previene enfermedades del corazón y la aterosclerosis. El ácido fólico además de beneficiar a nuestro sistema nervioso, protege nuestro corazón al neutralizar la homocisteína, cuyos niveles elevados pueden ser responsables de ataques cardiacos; y sus fitoesteroles ayudan a reducir los niveles de colesterol LDL.

– Cáncer

Puede brindar protección contra ciertos tipos de cánceres. El licopeno protege nuestros pulmones, estómago, vejiga y cuello de útero; y previene también inflamaciones de próstata.

– Piel

Las calabazas son una gran ayuda para mantenernos joviales, tanto por dentro como por fuera.  Es un alimento lleno de antioxidantes que lucharan contra nuestros radicales libres: alfacarotenos y betacarotenos -que se transformaran en vitamina A- y vitamina C. Su pulpa resulta muy beneficiosa ante quemaduiras y escozores.

– Visión y audición

Nombramos de nuevo a los betacarotenos, esenciales para la vista y para nuestra salud ocular; previenen cataratas y pérdida de visión por degeneración de la retina. No pueden faltar en las dietas de estudiantes y de toda persona que trabaje frente a pantallas del ordenador. También previene la sordera, gracias a sus carotenos y su vitamina A.

Cómo consumirla

Podemos beneficiarnos de todo ello tomando tanto la  pipas de calabaza como la pulpa. Las pipas solas o con ensaladas, mueslis, copos de maíz, con frutas frescas o frutos secos, o en barritas de cereales; y la pulpa en cremas y sopas, al horno para realzar su dulzor, o acompañando a cereales integrales como mijo, amaranto o arroz –con almendras y piñones, ideal para días otoñales-.  Una crema de calabaza para cenar, nos ayudará a dormir mejor. También en repostería, como el famoso pastel de calabaza que no habráfaltado en la mesa del Día de Acción de Gracias del pasado jueves de noviembre, y en tantos postres con cabello de ángel. También puede consumirse cruda, simplemente rallada e incorporada a ensaladas, o en zumos y batidos que ayudarán a nuestro tracto digestivo y a limpiar nuestros riñones.

De cualquier manera, la calabaza es una de las reinas de nuestras huertas y de nuestras mesas en esta época del año.  Desde la receta de puré de calabaza de toda la vida, con un sofrito de ajo y cebolla, y puerro y calabaza, o las cremas de calabaza con lentejas, hasta las cremas de esta hortaliza con jengibre y canela, que además de exquisita resulta muy energética para estos días en que ya comienza a hacer frío, o las cremas de la cocina tailandesa de calabaza con leche de coco.   Incluimos, a continuación, nuestra receta favorita de esta crema thai, para la que sólo se necesitan 400 gramos de calabaza, 4 zanahorias medianas, un poco de jengibre fresco, un vaso de leche de coco, una cebolla, un diente de ajo, y si quieres una consistencia más ligera, un vaso de caldo vegetal. En aceite caliente, coloca la cebolla picada junto con el jengibre en un wok o en una sartén honda, y deja que el aroma despierte tus sentidos. Añade una pizca de sal marina, la leche de coco y el ajo picado.  Deja que hierva y añade las zanahorias y la calabaza cortadas en dados, y el caldo vegetal, si quieres, y deja cocinar a fuego medio durante 15 minutos. Después solo te falta batir y a continuación disfrutar, mientras todo tu organismo se beneficia de la humilde calabaza.

____________________________________________________________
* Mónica Domingo es diplomada en Naturopatía,
Nutrición y Dietética, y Terapias Manuales.
Más información en: Arriluze Terapias Naturales
_____________________________________________________________

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *